24.8.16

No se puede pretender que no ocurre nada cuando sí ocurre

DESCONECTARSE DE LA MATRIX

Se está volviendo más reconocible para incluso el más adoctrinado que hay algo que no está bien acerca del consenso colectivo en la estructura mental de la humanidad.
Esto refleja que la vibración y la energía del entorno tridimensional en el que habitamos está cambiando poco a poco, día a día, en un campo que, inevitablemente, se compone de una población despierta. Por supuesto, esto es nuestro destino colectivo, no dejando ninguna excusa para que el despierto amplifique el auto-dañino estado del miedo. Después de todo, somos co-creadores.
La matrix, sin embargo, sigue engañando por completo a la mayoría de las personas. Puede haber ideas explosivas, dándole a muchos una vista temporal de un paisaje mental revelado, pero el patrón del cableado rápidamente les chupa de nuevo a sus comportamientos habituales.
Sin embargo, una vez que hay un compromiso “consciente” de explorar las verdades de nuestra existencia – incluyendo las capas sistémicas, sociales y esotéricas – el observador comienza un proceso de desconectarlo de ciertos aspectos del programa y de emanciparse de su esclavitud psicológica, emocional y espiritual.

23.8.16

Controla tu la tecnología en lugar de que la tecnología te controle a ti.

PESADILLA SMARTPHONE


¿Nos estamos convirtiendo todos en perros de Pavlov?


Pavlov emparejó los alimentos con una campana; parece que estamos emparejando nuestra conexión humana con nuestro teléfono. Es posible que no salivemos ante cada alerta, pero  nuestro cerebro ciertamente está respondiendo.

Escenario 1: El teléfono inteligente vibra. Sin un momento de vacilación lo tomas de tu bolsillo y compruebas la alerta: ¿Era un correo electrónico? ¿Una prueba? ¿Una notificación de Facebook? ¿O simplemente una vibración  fantasma?

Escenario 2: Observaste tu teléfono hace unos minutos, pero ahora que estás de pie en la cola en el mercado lo tomas para comprobar los mensajes a pesar de que tu teléfono no ha emitido ningún pitido, vibración, o destello.

Escenario 3: Has publicado en Facebook hace unos minutos y, aunque no se te ha notificado ninguna respuesta, me gusta o lo que sea, tocas el icono y te desplazas a través de los mensajes más nuevos. Ves que tu mejor amigo del instituto acaba de publicar una foto de su viaje a Maui, y sonríes cuando te conviertes en el primero en darle “me gusta”.

22.8.16

Pensar de forma que ni el sistema sepa ponernos una capa de contención

REFLEXIONES DESDE LA LOCURA

La definición académica de “loco” es la de alguien que tiene trastornadas sus capacidades mentales, alguien que se sale de los esquemas, insensato e imprudente. Lo comúnmente aceptado o lo políticamente correcto, está hoy día saliéndose de lo sensato y prudente, nos condicionan a aceptar cualquier modelo absurdo de conducta basando todo su argumento en la palabra tolerancia. Ser intolerante supone una etiqueta que es muy complicado soportar, el propio sistema rechaza a todo intolerante y la gran mayoría, que es donde se apoya la razón, dice que un intolerante es poco menos que un terrorista.

Pero cuando ser tolerante implica salirse de los patrones de lo humano y lo moral, salirse de la conciencia y dejar a la deriva tu sentido común, es que hay algo que falla. El sistema va haciéndonos aceptar de forma sibilina todas esas ingenierías sociales que suponen prácticamente un cisma en nuestro sistema social. He vivido el rechazo al diferente, al que no era de tu raza, al que no era de la condición sexual aceptada, al que vestía distinto o al que pensaba distinto…

Ahora y gracias a la tolerancia no solo hemos aceptado todo eso que pedía a gritos ser integrado, sino que el sistema lo llevo al extremo y ahora hemos abierto la puerta a que cualquier cosa sea aceptada sin provocar un cisma en nuestras escalas de valores. Poco a poco se asienta lo inmoral, lo insensato y lo imprudente, pero curiosamente quienes viven en el sistema no son los locos, sino aquellos que aún conservan algo de cordura y ven en estas derivas, un riesgo potencial difícil de esquivar.

18.8.16

Crees en Dios para justificar las cosas que no sabes y te atemorizan

REALIDAD Y COHERENCIA


Puedo decir que es normal que la gente nos vea como personas raras, que siempre estamos buscando explicaciones para las cosas más extrañas, que vemos conspiraciones en todas partes y tenemos creencias que generalmente son chocantes para ellos. Sin embargo, me preocupa más la forma en que vemos la realidad y actuamos dentro de ella, siempre que somos representativos de un movimiento mundial que se expande geométricamente.

Todo en el universo es energía, o tal vez debería decir “data”, porque es energía cargada de información y conciencia. Cuando veo un objeto, tanto el objeto como el yo observador, somos de la misma materia: data. 

El fenómeno es una combinación de data/energía que se une para formar sustancias, las cuales adoptan la forma de molécula y ésta se asocia en cuerpos u objetos. Lo mismo somos nosotros como personas, aunque portamos, además, un alma… o, al menos, eso creemos.

17.8.16

Es una liberación dejar de competir y ver a los demás como compañeros

COMPETIR Y COMPARTIR

Aunque a veces utilizamos la palabra competencia como la capacidad para el desarrollo de alguna actividad, diciendo entonces que alguien es competente, el concepto más extendido de la competencia es la disputa entre personas, animales o cosas que aspiran a un mismo objetivo o a la superioridad de algo. Es decir, el enfrentamiento o rivalidad entre dos o más partes para conseguir la misma cosa.

El ejemplo más claro lo tenemos en la competición deportiva, donde bajo las mismas reglas varios participantes intentan conseguir un mismo objetivo, meta o trofeo; o también en el mundo laboral: para acceder a un trabajo, para conseguir un ascenso, una competencia laboral entre profesionales y empresas, etc. Sin embargo, no podemos negar que la competitividad abarca muchas más facetas, pues la hemos convertido, tristemente, en un modo de vivir, inculcado desde la misma educación general básica como norma de supervivencia del más fuerte, el modelo y paradigma de una sociedad deshumanizada.

Así, esa competencia feroz traspasa y abarca todos los ámbitos de la existencia, donde competimos por ser los mejores hijos, los mejores amigos, los mejores novios o parejas, los mejores padres, los mejores compañeros, los mejores hermanos, los mejores discípulos, los mejores maestros, los mejores, los mejores... Siempre en disputas para conseguir metas, reconocimientos, protagonismos, éxitos y otras prebendas que tanto gustan al ego y engordan nuestra vanidad, pues en ausencia de Ser perseguimos el Tener y utilizamos, equivocadamente, la aprobación de los demás como medida de nuestra propia autoestima y valía.

16.8.16

De este Pacto nunca deberá ser conocida su existencia.

EL PACTO SECRETO: Manual para la Esclavitud Global


Este artículo intitulado originalmente “El Pacto Secreto” fue enviado anónimamente con una dirección de correo electrónico inservible a http://www.Bankindex.com, una compañía consultora financiera en 2012.

Una ilusión que será tan grande, tan inmensa, que escapará a la percepción.
Aquéllos que la vean serán acusados de dementes.
Crearemos frentes separados para impedirles ver la conexión entre nosotros.
Nos comportaremos como no conectados, para guardar viva la ilusión.
Nuestro objetivo se logrará gota a gota, de tal manera que jamás seremos objeto de sospechas. Esto también les impedirá ver los cambios cuando ellos ocurran.
Siempre estaremos arriba de su relativo campo de experiencia, porque nosotros conocemos los Secretos del Absoluto. Trabajaremos juntos siempre y permaneceremos unidos por la sangre y el secreto. La muerte vendrá a aquél que hable.

Mantendremos breves sus esperanzas de vida y sus mentes debilitadas, mientras pretendemos hacer lo contrario.
Usaremos nuestro conocimiento de ciencia y tecnología en forma sutil de tal forma que ellos jamás verán lo que está pasando.
Usaremos los metales, aceleradores de envejecimiento y sedativos en la comida, el agua y también en el aire.

12.8.16

Micro cambios de realidad están disponibles para todos nosotros

PRECOGNICIÓN: El potencial que tenemos

Todos nosotros presentimos de forma involuntaria muchas veces cosas que pueden pasarnos, premoniciones de sucesos por venir, y todos podemos, de alguna manera, tomar control de esa facultad para ejecutar conscientemente pequeñas acciones que nos permitan dar micros saltos de realidad, y engancharnos a futuros potenciales paralelos que eviten o atraigan lo que se presiente que no se desea o, por otro lado, lo que si se quiere o necesita.

La facultad de percibir ese tipo de sucesos es llamada normalmente precognición, y aunque suele encuadrarse como una habilidad psíquica o una capacidad extrasensorial solo desarrollada por unas pocas personas, en realidad no es más que otra de las múltiples herramientas que forman parte de la caja de habilidades potenciales que posee todo ser humano por defecto sin activar.

Las sensaciones de que algo va a suceder, o puede suceder, las premoniciones, el sentir que algo se está cociendo en algún plano o nivel que no vemos, son, en casi todos los casos, correctas, pues, literalmente, somos capaces de notar esos movimientos de sucesos que están ya pasando en algún lado de los infinitos presentes paralelos y potenciales que existen, y a los que nos vamos conectando y actualizando en cada instante, a medida que transcurre lo que nosotros percibimos como tiempo lineal.

10.8.16

Es sencillo, pero no es fácil. Y es un ejercicio de cada día.

NUESTRA ÚNICA OPCIÓN DEBE SER HACER EL BIEN

Cuando ya sabemos que casi todo lo que nos dijeron es mentira, dedicarle tiempo a saber si el hombre pisó la Luna es como interesarse por la cópula del ornitorrinco.

Curioso, interesante pero completamente prescindible, dada la cantidad de cosas realmente trascendentes que hay por descubrir, estudiar e integrar. Es un tema más para hacernos perder el tiempo.

Mucho más grave y trascendente para todos nosotros es que sigamos en el 2016 con coches de gasolina, una tecnología del siglo XIX. Y nadie parece molesto por ello.

No leo sumerio y no me fío de Zacharias Sitchin, así que no puedo opinar sobre lo que dicen las tablillas sumerias. Es de una prepotencia que raya en la estupidez pensar que sólo existen los humanos en el Universo, cuando sólo en la Tierra tenemos tantas razas y  culturas diferentes. 

En cuanto a anunakis  tampoco tengo ninguna seguridad pero lo que sí creo es en los testimonios de tantas víctimas del MKultra, del Bar España, del Caso Dutroux... testimonios que me demuestran que las elites son satanistas y pedófilas, y trabajan para el Mal, y se protegen con una red de cómplices de sus rituales.

Trabajar para el Mal significa que ponen su vida y energía al servicio del Mal o entidades del Mal, es decir, que por encima de las personas malvadas hay entidades del Mal que son las que, visto lo visto, dirigen gran parte de este mundo.

9.8.16

Fuiste convencido de que solo siendo bueno, el alma te llevará a dios.

¿LA CREACIÓN, ES “BUENA”?

Como es arriba, es abajo (Principio Hermético)
Según este principio, el universo se manifiesta, en todos sus niveles, en forma similar. Si esto es correcto, podemos deducir reglas generales a partir de fenómenos individuales, y viceversa.
Partiendo de esta premisa, lo que vemos como expresión en la naturaleza, puede ser aplicable a las normas generales del cosmos.
Nadie podría decir que el mundo silvestre o natural es malo, pero tiene su comportamiento, que podemos percibir como  agradable o no.
Es evidente que no se rige por pautas pacifistas, sino por una estricta dominación jerárquica del más fuerte, o el más astuto, sobre sus inferiores, más débiles o menos astutos.
Hay un principio activo representado por el depredador, que busca y devora a su presa y otro pasivo que espera a que muera para alimentarse de sus deshechos en descomposición.
De una manera u otra, todos somos devorados y todos devoramos. Esto se repite en forma coherente en todos los planos y reinos de la naturaleza, desde la hormiga o el puñado de tierra, hasta la política internacional.

5.8.16

Necesitamos pensar que somos la mejor versión de nosotros mismos

NOS ENGAÑAMOS

Aceptamos cierta dosis de autoengaño para mantener el precario equilibrio con el que tratamos de vivir. Necesitamos protegernos de nosotros mismos y de nuestras incongruencias.

Escribo esto en plural pero en realidad hablo de mí. Siempre escribo sobre mí, mis sensaciones, mis emociones o mis actos porque es de lo poco que conozco con cierto nivel de certeza. Generalizo al escribir porque me parece que no soy muy diferente del resto y que compartimos una gran parte de esos anhelos y sensaciones que forman eso que llaman condición humana. Pero también escribo en plural porque necesito engañarme un poco y pensar que la mayoría es como yo. Eso me da la fuerza necesaria para sobrellevar la cobardía con la que afronto la vida.

Por supuesto, hablo de todos aquellos que tenemos algún grado de conciencia de que no somos seres aislados, algo de conciencia social. Creo que la mayoría tenemos la sensación, en muchos casos, la certeza de que casi nada en el mundo es como debiera.

En lo global, muertes, guerras, hambre, enfermedades… Dolor y sufrimiento que en casi todos los casos es evitable. Pero lo permitimos, con mayor o menor conciencia lo consentimos cada vez que ponemos por encima del valor de la vida el beneficio de una mano de obra prácticamente esclava; la comodidad de un expolio sin límites; el lujo de un estilo de vida basado en recursos ajenos, en vidas ajenas. Necesitamos engañarnos para no caer, para no ser conscientes del daño irreparable de un modelo vital que lo peor de todo es que ni siquiera lo hemos elegido, ni siquiera, en la mayoría de los casos, nos hemos planteado si existe alternativa y de haberla cómo nos gustaría que fuera.

4.8.16

Las criaturas con necesidad de regresar a su hogar, SOMOS NOSOTROS.

CUIDADO A QUIEN INVITAS A TU CASA

Este es, sin duda, un momento muy especial para nosotros los humanos. Como en otros momentos especiales, estamos cuestionando a todas nuestras instituciones y no es que esto no haya sucedido antes, sino que ahora se da en masa, todas las instituciones incluidas y alienígenas observando… y participando.

Hay más de 150 razas alienígenas registradas por el gobierno americano que, sin embargo, sigue siendo reticente a revelar su presencia. Es un número importante, como lo es la variedad de naves que hemos avistado a través del tiempo, desde sólidas estructuras, hasta luces multicolores.
Agreguemos que, además, están comprometidas las religiones, no sólo porque han ocultado más o menos el hecho, sino porque la cuestión de los encuentros cercanos les toca muy de cerca.
En las redes sociales el fenómeno se expande desde la simple observación ciudadana hasta la canalización de mensajes y verdaderas escuelas virtuales donde el esoterismo se mezcla con la experiencia galáctica.

3.8.16

Aceptar un dinamismo que se produce al margen de nuestros favoritismos

EL FENÓMENO DE LA TRANSITORIEDAD

Todo cambia, todo muda, nada permanece estático. Los ciclos se presentan, las etapas se finalizan y la vida toma un carácter sometido por la ley de lo transitorio. El cambio es lo único permanente en un escenario donde el decorado es reemplazado una y otra vez constantemente.

La ley de la transitoriedad es inexorable, intrínseca a la existencia misma. En su propio dinamismo se sustenta. Nada queda estático sin estar envuelto bajo el manto de la impermanencia. La transitoriedad encuentra sus márgenes en las dualidades, en los opuestos y en el desarrollo fenoménico. Todo cambia continuamente a nuestro alrededor, pero curiosamente nuestra percepción se niega a comprenderlo, dando por sentado todo aquello que se está continuamente renovando.

Vivimos acaparados por la idea de lo perdurable, de lo permanente, de querer agarrarnos a lo eterno. Sabemos que el tiempo pasa, pero creemos que tan sólo afecta a los demás. Se nos escapa la comprensión profunda de detectar lo poco perdurable que pueden ser las cosas, haciendo de la vida una imagen retenida, una fotografía que no se altera. Damos por hecho lo que ya de por sí está cambiando.

Cambian los escenarios, las actividades, las relaciones, los estados de ánimo, las percepciones, las ideas, y así un sinfín de planos y eventualidades. Nosotros ya no somos quienes fuimos, ni somos quienes seremos. Todo muta sin poder controlarlo, al margen de nuestros deseos y voliciones.

2.8.16

El microchip no fue inventado ni diseñado por el hombre

LA TECNOLOGÍA IMPOSIBLE


Cada generación nace y crece en un contexto social diferente, política, economía, costumbres, avances científicos, tecnológicos, etc., formando parte de su mundo desde pequeños, siendo para ellos natural todo su contorno, una persona nacida en la década de los noventa (1990), no tendrá ningún problema en, por ejemplo, aceptar, comprender y usar una computadora, pues es tan común para ellos como la televisión para una que nació en la década de los cincuenta (1950), porque nació y creció junto con ella; pero, ¿realmente es algo tan común?.

Cuando hace tiempo me hice esa pregunta comencé a interiorizarme por la historia, fabricación y funcionamiento de alguna de esas tecnologías, que extrañamente, no me llegaban a cerrar del todo. Una de las más enigmáticas para mí era el microchip, no voy a describir su historia, pues pueden encontrar la “historia oficial” en Internet, pero si voy a centrarme en su fabricación y funcionamiento, que como voy a exponer es, una tecnología imposible.

El microchip es un circuito integrado formado por elementos electrónicos como transistores, resistencias, capacitores, diodos, etc., que cumple una función determinada de procesamiento de datos.

1.8.16

Desee ser y será energía, desee no ser y será materia, pero si desea crear, será consciencia y creará universos.

COSMOGÉNESIS” (III)


En los artículos cosmogénesis (I) y (II)  vimos como se inicia la creación desde el Do hasta las unidades de carbono. Recomiendo su relectura antes de proseguir. Han pasado varias octavas y hoy volvemos a retomar este interesante tema, pero ahora desde una forma mucho más clara y simple, desde la perspectiva del universo de la magia. Toda creación sea del tipo que sea, comienza con un deseo. El deseo es la fuerza impulsora más poderosa que existe, por ello fue utilizada en su momento para revertir la esfera de consciencia, logrando así la ilusión necesaria para atraparnos en esta realidad. Una de las trampas más efectivas y usadas por esa ilusión, para mantenerlos cautivos, es el hacernos creer que el universo es independiente de nuestra existencia, que el universo existía antes de que naciéramos y que existirá después de que partamos.
De esta forma le da a la consciencia artificial, el contexto necesario para aceptar la materialidad y finitud como algo lógico y natural de la vida. Todo nace, crece y muere siguiendo un ciclo lógico y natural, la vida se reduce a ese ciclo, donde de aquí a cien años, todo será nuevo en el planeta y muy pocos quedarán de  los que hoy habitan la tierra. De esta forma, la ilusión de vida, queda plasmada y acotada dentro de unos parámetros aceptablemente controlados, donde usted tiene una (x) cantidad de tiempo para vivir y lograr cumplir sus “deseos” que mantienen revertida y asegurada en esta “vida”, a su esfera de consciencia.

28.7.16

No digo que la vida fuera perfecta; pero podíamos entenderla.

CARTA DE UN HOMBRE A SU DIOS

No soy ateo… los dioses existen… lo que no creo es en un dios único, es evidente que no hay un dios único.

En la antigua Grecia, Zeus podía vivir en el Olimpo acompañado de otros dioses. Alli estaban Minerva, Ares, Hera, Poseidón, Hestia, Hades y muchos otros. Más o menos nos arreglábamos negociando con uno u otro, consultando los oráculos para saber cómo nos iría en la próxima cosecha, o si debíamos guerrear contra el vecino.
En Egipto la cosa pasó más o menos igual, una infinidad de deidades repartiéndose las tareas del universo, negociando con los hombres, a veces jugando pesadas bromas. Hubo muchos dioses benévolos, nos trajeron la medicina, las artes, la ciencia, la agricultura…
Cuando salíamos a luchar, era para rescatar a nuestra esposa, o robarnos la del vecino, o porque queríamos más tierras… o defendíamos las nuestras.